De la ayuda que me salvo y un sistema sin igual


Hace pocos días me encontraba desesperado, recorriendo la calle de la amargura, ¿mi problema? Los circuitos electrónicos. Por azares del destino llegue a SISCOM que son las siglas para: Salve Intensivamente Su semestre Con nuestra Obstinada y Maravillosa ayuda

 

¿A donde vamos a correr?

El reloj marcaba las 13 horas con algunos minutos, sin el equipo necesario, con los cartuchos quemados y con un montón de sueños rotos. Así nos encontrábamos mi amigo y yo. La fuente salvadora parecía no quedar, unas pistas corridas, soldadura haciendo puentes hacia el ETS (Examen a titulo de suficiencia).

Las opciones eran claras, o lanzarnos a realizarle un debugueo extremo o iniciar todo de nuevo…

 

El bendito camino no tomado

Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.

Nos decidimos por iniciar todo de nuevo, la opción era ir a SISCOM, solo había un problema, no teníamos ni idea de donde estaba.

Afortunadamente en se momento apareció una señal del destino en forma de un chavo que nos pidió soldadura, se me ocurrió preguntarle si el sabía acerca de la ubicación del ya mencionado lugar, para nuestra fortuna el muchacho sabía y con santo y seña nos dijo como llegar.

 

Ética ante todo

Si son de los que piensan que “con dinero baila el perro”, seguramente  piensan llegar y conseguir que a “punta de billetazos” les hagan su fuente, les van a decir que ¡ÑO!

Les van a brindar la asesoría y apoyo con el material necesario, pero tengan algo claro, no les van a hacer las cosas.

 

San Lupita

Después de adquirir nuestro material llegamos con la que se convertiría en nuestra salvadora la señorita “Lupita” Procedió a guiarnos en todo, desde el planchado de la placa, pasando por la perforación, que cabe recalcar no toma mayor esfuerzo por el material con el que se cuenta, hasta la parte critica donde no funcionaba, un punto donde se pude caer en desesperación y desesperanza, pero es de admirar que Lupita mantuvo la calma en todo momento y al final se lograron solucionar todos los inconvenientes.

Cabe destacar, que aquí te prestan SIN COSTO ALGUNO, plancha, taladro, cautin, cuentan con mesas y sillas para que trabajes  y lo más importante te asesoran en la realización de tus circuitos

 

De la maravillosa oportunidad

Muchas veces en las escuelas es difícil encontrar un espacio adecuado para trabajar, sin contar que muchas veces no contamos con lo minino necesario para realizar nuestros circuitos, a eso agregarle desplazarnos hasta algun lugar para comprar el material necesario.

Bueno esa es la problemática a solucionar, el concepto que se encuentra en fase de prueba es sin duda alguna revolucionario, dado que te prestan el equipo, el espacio y además sus precios son competitivos, habiendo solo un pequeño margen (casí nada) en comparación con lugares como por ejemplo los locales de República del Salvador.

Sin duda tienen un concepto con un nicho de mercado increíble, por el bien de todos los estudiantes espero pronto expandan este concepto a todas sus sucursales.

Nada es perfecto

El único problema que yo le encontré a este servicio de SISCOM, es que la demanda es algo alta, por lo tanto toca esperar algunos minutos para hacer uso del servicio, esto es totalmente comprensible y más que un problema es como un deseo que de alguna forma hubiese más espacio.

 

Yo estaré eternamente agradecido con mis amigos de SISCOM, sigan así muchachos y vayan por más que tienen entre manos un modelo de negocio innovador y hacen un gran bien a muchachos como yo.

 

 

 

{lang: 'es'}

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *